Cosas que debes tener en casa para convertirla en tu oficina perfecta
1. Invierte en una silla ergonómica Tu salud física influye directamente en tus capacidades mentales. Aunque pueda parecer un lujo, una buena silla ergonómica puede hacer maravillas para mejorar tanto tu productividad como tu estado de ánimo. Si trabajas desde el sofá o te encorvas sobre el portátil en la mesa de la cocina, considera la posibilidad de invertir en una silla de oficina ergonómica. Las sillas de oficina actuales ofrecen un montón de características que se adaptan a la posición de la columna vertebral y a los hábitos de trabajo personales. 8 sutiles señales de que trabajas en una oficina tóxica 2. Estudia la iluminación en casa Pasarte el día entero mirando una pantalla puede causar estragos en los ojos, y eso en una oficina diseñada para trabajar con ordenadores. Es posible que tu casa no esté diseñada tan bien para proporcionar la iluminación que necesitas para evitar la fatiga visual y los dolores de cabeza. Ten en cuenta la iluminación de tu casa y haz los necesarios para tener en cuenta las sombras, los rincones sin luz y otros puntos oscuros de tu casa que pueden dar lugar a que fuerces la vista más de la cuenta. 3. Baraja la posibilidad de comprar un escritorio de pie Durante el distanciamiento social, es posible que tengas menos oportunidades de pasear y ejercitar las piernas. Al fin y al cabo, es probable que tu viaje al trabajo se haya acortado y que ahora suponga el pequeño paseo desde la cama hasta el escritorio. Considera la posibilidad de compensar la diferencia con un escritorio de pie, algo que ha demostrado tener muchos beneficios sobre la circulación, la salud del corazón y la obesidad. En épocas como esta, en las que la movilidad se reduce aún más de lo normal, un escritorio de pie puede ayudar a tu cuerpo a mantenerse activo y a tu mente a mantenerse ágil. 4. Compra plantas, objetos de fitness y pelotas antiestrés ¿Recuerdas cómo solías ir a la cafetería de la oficina para desahogarte con tus compañeros de trabajo? Pues bien, ahora que trabajas desde casa, tendrás que buscar otras formas de superar el estrés. No cabe duda de que la sensación de estar atrapado en casa agravará tus niveles de estrés, así que asegúrate de tener a mano algunas pelotas antiestrés, una pequeña planta y aparatos de fitness. Estos serán estupendos para recurrir a ellos cuando surjan las complicaciones habituales de la jornada laboral y te encuentres sin tus herramientas de afrontamiento habituales. 5 formas de relajarte después de trabajar en casa 5. Mantén artículos de limpieza cerca de tu escritorio Puede que te hayas acostumbrado al personal de limpieza de tu oficina. Tanto que te preguntas por qué tu puesto de trabajo sigue sucio a la mañana siguiente, o por qué alguien no ha vaciado la basura. Resulta fácil dar por sentadas esas cosas, pero ahora que trabajas desde casa, debes tomar medidas para asegurarte de mantener tu propio espacio de trabajo limpio. Poner toallitas y sprays desinfectantes, y colocar un pequeño cubo de basura cerca de tu escritorio no es una mala idea. De este modo, cada mañana podrás llegar a un escritorio limpio y despejado, igual que cuando ibas a la oficina. 6. Un espacio de trabajo saludable es la clave de la productividad La claridad es fundamental para el éxito. El dolor de espalda, los dolores de cabeza, el desorden y el estrés, por el contrario, son unas distracciones que te ralentizarán y reducirán tu capacidad de rendimiento. Trabajar desde casa es un reto, pero con unas cuantas modificaciones puedes minimizar las distracciones y crear un espacio cómodo que te hará más productivo.
Comparte esta noticia
Buscador de Propiedades
+ Filtros Avanzados
Características
Valores & Orden
Código de Propiedad